Publicidad

Predica sobre el Mundo: Negarse a conformarnos con que nos rodea Rom 12: 1-2

 Negarse a conformarnos con el mundo que nos rodea Rom 12: 1-2

  "Conformado" es modelar, moldear una cosa como otra o

 amoldarse al patrón de otro.

  "Transformado" está cambiando a otra forma. Origen de nuestra palabra "Metamorfosis"


Negarse a conformarnos con el mundo que nos rodea Rom 12: 1-2

Abandonando al anciano Pet 1:14 ... no ser moldeados como nuestros deseos anteriores

 Mire el ejemplo de Cristo Mt 17: 2; Mc 9, 2 ... Jesús fue "transfigurado". 2 Cor 3:18 ... cómo los santos son "transformados" en una imagen gloriosa como nuestro Señor

Publicidad

No vivir como el mundo que nos rodea Rom 12: 1-2

  Nuestra transformación ...

  … Sucede cuando “renovamos nuestras mentes” cp. 2 Cor 10: 3-5 Col 3: 1-2

  ... comienza en la mente v. dos

  ... procede a acciones corporales v. 1

  … Presenta sacrificios vivos v. 1 tableta 1 mascota 2: 4-5

  ... debe estar motivado por la misericordia de Dios, nuestro deseo de demostrar que la forma de vida de Dios es la mejor

Leer

  1. Predica: Padres, sean líderes espirituales a sus hijos, Joshua. 24: 14-15.
  2. 4 pasos para mejorar tu vida cristiana Rom 13: 8-14
  3. Predica sobre La Tormenta Marcos 4: 35-41

 

Necesitamos ser diferentes del mundo que nos rodea Rom 12: 1-2

  Otros pasajes que armonizan con Rom 12: 1-2 ...

Colosenses 3: 1-11

 1 Parte 1: 13-14


El cristianismo del NT es definitivamente la religión del hombre "pensante", cp. Lucas 14: 28-32


👉+100 Predicas y Sermones: Bosquejos



👉Predicas para Jovenes


 
Acerca | Condiciones de Uso | Politica de Cookies | Politica de Privacidad

El sitio cristiano com Bosquejos Cristianos para pastores, Predicaciones Cristianas 2021,para jovenes,temas de predicas cristianas escritas, mision, noticia, cristianismo ortodoxo, poemas biblicos, devocional, historias, biblia, descargar y leer en cualquier tecnología como smartphones, tablets o tabletas, computadores portátiles, laptops entre otros.

Juan 3 16 Porque Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todos los que creen en él no perezcan, sino que tengan vida eterna.